gamificación

Las empresas y el uso de la gamificación

Con el desarrollo de novedosos e interesantes métodos de aprendizaje a lo largo de los años, las empresas han ido tomando recortes y aplicando algunos de ellos para fomentar la productividad de los equipos y mejorar los resultados en todas las áreas. A día de hoy en empresas, «gamificación» es una palabra muy sonada, puesto que es una técnica que funciona de manera excelente y diversifica notablemente los procesos de formación.

Qué es la gamificación en empresas

La gamificación en la empresa es un método de aprendizaje que consiste en la realización y ejecución de actividades y juegos, en los que los trabajadores tendrán que adquirir un compromiso de cara a obtener los mejores resultados posibles dentro de estas actividades.

Se utilizan sistemas de puntos para la medición de los resultados y el control del cumplimiento de los objetivos. Además, también se suele incluir algún tipo de panel de recompensas y logros, generando incentivos para que los propios trabajadores se esfuercen más.

Estos juegos y actividades estarán directamente asociados con el programa formativo del negocio. Si conseguimos que la plantilla se involucre a través de una buena tasa de participación, estos mejorarán su rendimiento profesional de manera dinámica y entretenida.

Cómo aplicar la gamificación en el aprendizaje dentro de una empresa

Ahora que sabes qué es gamificación y en qué consiste, vamos a analizar cómo aplicarla en la empresa, centrándonos tanto en los factores previos a tener en cuenta, como en las acciones y juegos a realizar.

Qué tener en cuenta antes de ponerla en práctica

Tenemos cuatro factores imprescindibles a analizar antes de aplicar cualquier proceso de gamificación:

  1. Definir objetivos medibles. En cuanto a los objetivos a alcanzar con nuestras técnicas de gamificación, tendremos que centrarnos en aplicar metas SMART (específicas, medibles, alcanzables, realistas y temporales).
  2. Determinar la plantilla que participará en la actividad. Tendremos que analizar si la gamificación se destinará a toda la plantilla, a un departamento determinado o a trabajadores en específico, con el fin de ajustar, posteriormente, los contenidos de la formación.
  3. Estudiar todas las alternativas disponibles. Como veremos con posterioridad, existen múltiples técnicas de gamificación que se pueden aplicar en un entorno empresarial, por lo que hay que buscar aquellas que mejor se adapten a tu equipo y a los objetivos planteados.
  4. Plantear sistemas de medición y seguimiento. El uso de métricas será imprescindible de cara a ver los resultados y ofrecer a tus trabajadores un sistema de clasificación y feedback, debiendo estudiarlo con anterioridad para exprimirse una vez se ponga en marcha el proceso.

Técnicas de gamificación

A las acciones anteriores, podemos sumar el uso de un ecosistema de talento como el que ofrecemos en Talent Land, donde podrás disfrutar de una comunidad en espacios virtuales en la que tus trabajadores podrán desarrollar estas actividades dentro de una experiencia totalmente personalizada y adaptada a tu negocio, aplicando las principales técnicas de gamificación:

  • Concursos. Podremos realizar distintos tipos de concurso con premios para los trabajadores. Para poder obtener participaciones en los mismos, tenemos la posibilidad de realizar quiz de preguntas relacionadas con la formación recibida, o bien plantear algún tipo de trabajo o proyecto que será evaluado y puntuado para elegir al ganador.
  • Niveles. A medida que los trabajadores avancen en los juegos y aumenten sus puntuaciones, podríamos incluir un sistema de niveles que incentive el progreso e incremente las recompensas.
  • Desafíos diarios. Los desafíos diarios son perfectos para aumentar la retención de los trabajadores, logrando que estos participen de forma más continuada en la actividad.
  • Programas de puntos. Es una estrategia destinada a largo plazo, que puede aplicarse con las recompensas de las anteriores y permite acumular puntos para que, en un futuro, se puedan gastar en vales, descuentos o premios.

Ventajas de la gamificación

Ahora que hemos visto todo sobre esta metodología, pasaremos a analizar las principales ventajas de la gamificación en empresas.

Fomenta la creatividad

Los trabajadores adquirirán experiencia a la hora de resolver problemas y mejorar sus resultados de forma creativa e innovadora, lo cual podrán aplicar en sus tareas habituales.

Potencia la formación en actividades específicas

Si se aplica de forma correcta, la metodología de gamificación puede ser muy efectiva en la mejora de determinadas habilidades, gracias a la participación activa del trabajador.

Incrementa la productividad en el negocio

Como resultado de las dos ventajas anteriores, los trabajadores tendrán una mejor preparación y formación en distintos aspectos, los cuales se traducen directamente en mejoras de resultados y productividad.

Mejora la felicidad y la motivación de la plantilla

Gracias a los sistemas de puntos y recompensas, los empleados se sienten mucho más involucrados en la dinámica empresarial, por lo que su motivación se disparará (algo que se traduce positivamente en el rendimiento).

Hemos visto cómo es la gamificación en empresas y qué beneficios tiene de cara a mejorar los resultados y la productividad de la plantilla. Recuerda que, con un ecosistema como el de Talent Land, podrás integrar todos estos elementos en un plano digital, personalizado y adaptado a tu marca.